La Radiofrecuencia

Los Tratamientos de Radiofrecuencia (RF) son procedimientos que implican el uso de dispositivos de energía de radiofrecuencia  para calentar y reafirmar los tejidos para aumentar el flujo sanguíneo y eliminar la celulitis y la grasa. La energía de radiofrecuencia calienta la piel sin dañarla, para descomponer las células grasas y estimula la producción de colágeno, lo que mejora el tono de la piel y su elasticidad. Los tratamientos de radiofrecuencia se pueden usar para tratar excesos de grasa en el estómago, las caderas y los muslos, reducir la celulitis y reafirmar la piel que ha quedado floja a causa de la pérdida de peso o después del embarazo.

Ideales para personas que desean contornear el cuerpo con eficacia, reducir los depósitos de grasa y mejorar el aspecto de la celulitis.

La frecuencia que utiliza esta comprendida entre los 300 KHz y los 300 MHz. Las corrientes son de alta frecuencia no ablativa entre los 0,3 y 1 MHz, baja tensión de voltaje y elevada intensidad.

Tipos de Tratamiento Corporal por Radiofrecuencia 

Hay cuatro tipos principales de tratamiento con radiofrecuencia: Accent, Thermacool, Velashape y TriPollar. Todos utilizan dispositivos manuales para aplicar la energía de RF en la piel y los tejidos más profundos para romper la celulitis y eliminar las toxinas y los depósitos grasos; drenar el exceso de líquido y aumentar  la producción de colágeno para mejorar la apariencia de la piel. La mayoría de los equipos son aptos para ser usados en la cara y el cuerpo. El tratamiento suele durar de 30-90 minutos dependiendo del tamaño del área a tratar.

Los principales tipos de RF utilizados en estética son 1.- La Diatermia Capacitativa que aplica las corrientes de diatermia mediante unos electrodos separados de la piel por un material aislante. Se utiliza en tratamientos de cicatrización o post-operatorios, alteraciones de la microcirculación, mejorar la penetración transepidérmica de cosméticos, pieles deshidratadas, envejecimiento, arrugas, flacidez, lifting, bolsas en ojos, acné en fase cicatrizal, celulitis y estrías. 2.- La Conductiva o Resistiva que produce un calentamiento que afecta a la dermis y tejido graso subcutáneo, sin dañar la epidermis. En esta se utilizan diferentes tipos de cabezales - unipolar, bipolar, tripolar - con acción a distintas profundidades. Indicada en tratamientos faciales de envejecimiento, flacidez, atonía y piel desvitalizada y en corporales de obesidad, flacidez y celulitis, así como en tratamientos previos y posteriores a una cirugía estética.

Durante el Tratamiento 

Si su tolerancia al dolor es baja, una crema anestésica tópica puede ser aplicada en la piel antes del tratamiento para ayudar a adormecer la piel. Un gel lubricante se aplica sobre el área de tratamiento para permitir que el dispositivo manual se mueva suavemente sobre la piel. Una vez completado el procedimiento, un gel calmante o compresa fría puede ser aplicado en la piel para ayudar a disminuir la incomodidad.

Dependiendo del equipo utilizado, se puede recomendar tener una sesión cada 1-2 semanas con un promedio total de 8 a 10 del tratamiento. Con todos los equipos, un programa de sesiones de mantenimiento mensual será necesario.

Recuperación

Es aconsesable aplicar una loción calmante de refrigeración en el área de tratamiento después cada sesión. La mayoría de las personas no tienen problemas para volver a sus actividades normales inmediatamente después del tratamiento.

Riesgos y Complicaciones 

La energía de la radiofrecuencia calienta la piel y el tejido subyacente durante el tratamiento pero algunos dispositivos han incorporado mecanismos de enfriamiento para proteger su piel contra el calor y hacer que el tratamiento sea mucho más cómodo. Los efectos secundarios más comunes del tratamiento de RF son algo de inflamación, enrojecimiento o aparición de moratones alrededor del área tratada, que generalmente desaparecen en pocos días.

Contraindicado en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Personas con cardiopatías graves y alteraciones de la coagulación. Personas con implantes o prótesis metálicas, marcapasos, desfibriladores o cardioversores. Tumoraciones malignas, infecciones e inflamaciones agudas. Zonas hemorrágicas, analgésicas o anestésicas. Implantes recientes de colágeno.

Beneficios 

Con el calentamiento profundo controlado de las capas de grasa, los tratamientos de radiofrecuencia reafirman los tejidos y aumentan la circulación sanguínea, dando lugar a que los depósitos de grasa se rompan y se drenen a través del sistema linfático, reduciendo la apariencia de la celulitis.

La RadioFrecuencia Capacitiva tiene efectos térmicos vasodilatadores que favorecen el aporte de oxigeno y nutrientes a los tejidos, mejora la eliminación de desechos celulares y estimula la renovación celular, además es antiinflamatorio y antiespasmódico. 

La RF Conductiva o Resistiva provoca el aumento de la circulación sanguínea y linfática favoreciendo la eliminación de líquidos, grasas y toxinas. Mejora el metabolismo del tejido subcutáneo mejorando la calidad de la piel. También facilita la formación de nuevo colágeno, permitiendo que todo el tejido adquiera firmeza.

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Maria (Valencia) (viernes, 31 julio 2015 19:36)

    ¿ De los equipos que vendéis, cual es el que podría considerarse mejor compra calidad-precio respecto a radiofrecuencia ?

  • #2

    Paco (jueves, 13 agosto 2015 13:47)

    En radiofrecuencia disponemos de dos equipos uno de la marca ENT con unos resultados sorprendentes y uno en EBENT con un precio inferior a los 1.000€,
    La radiofrecuencia ENT es mucho mas potente y por lo tanto sus resultados son muy superiores, aunque tambien tenemos equipos que combinan la radiofrecuencia con la cavitación y el lipolaser como la ENT 660+ y este para mi seria la mejor elección por calidad precio y prestaciones ya que cuenta con 4 tratamientos entre ellos radiofrecuencia tripolar, multipolar y monopolar opcional.
    Gracias por tu pregunta, espero que te sirva de ayuda.